Las luchas comunitarias en derechos humanos en Sudamérica

14089224_10154013925348655_7315052844211801875_nEl jueves 25 de agosto en la Asociación Cultural Armenia en Buenos Aires realizamos una charla-debate titulado “Las luchas comunitarias en materia de Derechos Humanos en Sudamérica: perspectivas pasadas, presentes y futuras“, en el que participaron Héctor Shalom, director del Centro Ana Frank, Fernando Chinicci, vicepresidente del Centro Islam por La Paz, Jorge Ñancucheo, presidente de la Organización de las Naciones y Pueblos Indígenas Argentina, Ramiro Tapia, cónsul General de la República Plurinacional de Bolivia en Argentina, y Pedro Mouratian, exinterventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (INADI).

La charla, moderada por el periodista Cristian Sirouyan, estuvo centrada en los trabajos que cada una de las distintas comunidades llevan adelante en materia de derechos humanos.

Héctor Shalom abrió la charla remarcando que el caso de Ana Frank “es la historia de alguien que desde el horror sigue pensando o construyendo una visión optimista del hombre“. Luego se refirió a una particularidad que comparten los genocidios: “No hay genocidas arrepentidos. No hay en Argentina un criminal que se haya arrepentido, no hay en Chile, no hay en Paraguay. Los genocidas no se arrepienten. La justicia es la única manera que tenemos para generar valor a la memoria de las víctimas y una espectativa a futuro: que un genocida no transitará libremente por la calle“.
14045722_10154013927253655_1688646425350851653_n
Recordó que “los militares y civiles organizadores de las dictaduras han aprendido de los procedimientos y mecanismos del nazismo“, como por ejemplo, “cómo elegir segmentos de una población. Cómo demonizarlos. Cómo generar una conciencia masiva, colectiva, de que esos segmentos de la población son culpables de todos los males, para que su persecución y aniquilamiento se dé con cierto sostén de vastos sectores de la sociedad“.

Por último, se refirió a los desafíos de las comunidades atravesadas por genocidios, y cómo deberían impedir que la construcción de cada una de sus identidades sea absorbida por los propios crímenes de lesa humanidad y se convierta en una “cultura del horror“. Para el director del Centro Ana Frank, constituye un riesgo para las comunidades “que la identidad se fortalezca desde la historia de un genocidio y no desde valores positivos que generen pertenencia y orgullo de ser“.

Fernando Chinicci comenzó su exposición con una provocación: “Vivimos en un mundo ‘jesuiscentrista’, donde se elige a qué causa apoyar y a qué causa no apoyar en derechos humanos. Con un simple hashtag y una frase en francés, de Charlie Hebdo en adelante, podemos elegir qué causa es meritoria apoyar y qué causa olvidar“.

El Vicepresidente del Centro Islam por La Paz planteó como tema los desafíos que enfrentará la sociedad argentina al recibir a las nuevas oleadas de inmigrantes y refugiados, y citó unas palabras del Corán: “Dios no cambiará la situación de ningún pueblo hasta que los integrantes de ese pueblo cambien lo que hay dentro de sus corazones“. Chinicci cerró con una frase contundente: “ISIS no es Islam“.
14046065_10154013993523655_3420959561750829564_n
Jorge Ñancucheo se refirió a la historia de los pueblos indígenas en Sudamérica e hizo paralelismo con el Holocausto: “¿Cómo se sentirá el pueblo judío si hubiera un monumento de Hitler? A nosotros nos hacen ver en la avenida más importante de la provincia el monumento de (Julio Argentino) Roca“. “Los pueblos indígenas en Argentina son treinta y ocho que están esperando una respuesta del estado. Queremos que nos pidan perdón por el genocidio que han cometido“, dijo Ñancucheo. “Hoy lo siguen concretando: no han reconocido que los territorios indígenas son de los pueblos indígenas“.

Ramiro Tapia describió la importancia de la llegada al gobierno del actual presidente Evo Morales y la construcción del estado plurinacional de Bolivia que logró integrar a los sectores campesinos y originarios en su país, ya que en su país hay 36 nacionalidades. En relación a esos temas, habló del reclamo de Bolivia para obtener una salida al mar, comparándola con la lucha argentina por las Islas Malvinas.

14039944_10154014009198655_8771306789986753201_nDesde que está Evo Morales las mujeres originarias no solamente están en el Parlamento, tienen derecho a opinar y participar, son parte de la estructura del gobierno de Bolivia“, ejemplificó Tapia, destacando además que no hay analfabetismo en el país.

Sobre el cierre, Pedro Mouratian retomó las palabras de Héctor Shalom sobre la necesidad de una construcción identitaria desde lo positivo y la dificultad del caso del pueblo armenio, al ser un crimen no reconocido por el estado perpetrador. “Hoy, el estado turco sigue negando la existencia del Genocidio Armenio y las consecuencias que ese genocidio dejó… ni hablar de tema de la reparación“.

Siguiendo esa línea, Mouratian comparó el exterminio de los pueblos originarios con el sufrido por el pueblo armenio: “No hay ninguna diferencia y las consecuencias han sido las mismas: arrebatarles los territorios, quitarles sus riquezas y el exterminio de la población“.

 

 

 

Encuentro regional: Montevideo – agosto 2016

13920587_10153985549673655_3223847325785643358_nEntre el 13, 14 Y 15 de agosto nos reunimos en Montevideo para un nuevo encuentro regional de Unión Juventud Armenia.

A lo largo de los tres días recibimos la visita de Federico Waneskeian y Dane Avedikian, quienes nos explicaron los detalles de la nueva reforma constitucional en Armenia y el rol de la FRA – Tashnagtsutiún en el país; debatimos con Fernando López, historiador y miembro del Partido Socialista, acerca de los nuevos paradigmas políticos en América Latina; Arpi Hocacanyan y Diana Itutmazian, del Consejo Causa Armenia del Uruguay, nos contaron acerca del trabajo del organismo en la histórica visita oficial de una delegación parlamentaria uruguaya a Artsaj; y Kiko Attarian nos trajo una charla sobre motivación y emprendedurismo. En ese sentido, el lunes realizamos un flashmob en el centro de Montevideo, en Plaza Independencia.

Fue un nuevo encuentro entre nuestras distintas filiales en Sudamérica para compartir experiencias y proyectos.

 

 

Comunicado ante las intenciones del lobby turco en el municipio de Lanús

13118843_10153719835608655_6246678187263123619_nEl 26 de abril, dos días después de la conmemoración del Genocidio Armenio, el Municipio de Lanús organizó una reunión entre empresarios y la Embajada de Turquía con el supuesto fin de generar desarrollo para las empresas locales.

Lejos de las intenciones comerciales y conociendo de primera mano cómo trabaja el lobby turco y su Embajada en Argentina, denunciamos que este es un intento para presionar a la dirigencia de Lanús, región con una de las mayores comunidades armenias del país, y cambiar su histórica política a favor de la lucha del pueblo armenio.

En la actualidad, Turquía y Azerbaiyán destinan millones de dólares para financiar el negacionismo del Genocidio Armenio. Compran políticos y académicos a través de sus embajadas regalándoles viajes, ofreciendo acuerdos comerciales y llevando adelante cátedras en universidades para limpiar la imagen ensangrentada de sus países. También, como es de público conocimiento, ambos Estados han intentado sponsorear a clubes como San Lorenzo de Almagro y Racing Club a cambio de que no haya armenios en sus consejos directivos y sumado a esto, en el día de ayer se conoció la noticia que Turquía había rechazado la nominación de un Embajador Argentino por su postura a favor del Genocidio Armenio. Turquía y Azerbaiyán siguen persiguiendo al pueblo armenio y de esta manera continúan con el plan de exterminio comenzado en 1915.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica repudiamos enérgicamente esta maniobra de la Embajada de Turquía en el Municipio de Lanús y llamamos a toda la comunidad de Lanús permanecer en estado de alerta y movilización.

Sr. Embajador de Turquía, #LaMemoriaNoSeCompra

 

Marchas en Argentina por el 101° aniversario del Genocidio Armenio

13091957_10153716214028655_5144282773402437009_nEn abril realizamos dos marchas en Argentina con motivo del 101° aniversario del genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco.

Córdoba y Buenos Aires fueron los escenarios de las manifestaciones en reclamo de memoria, verdad, justicia y reparación del Genocidio Armenio.

 

Agradecemos a los partidos políticos que nos acompañaron: Nuevo Encuentro, Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Los Irrompibles, Solidaridad e Igualdad (SI), Juventud Socialista, La Cámpora y Seamos Libres.

A Apdh Argentina y a la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, a quienes les hicimos un reconocimiento por el 40° aniversario del último golpe cívico-militar en nuestro país.

Agradecemos las cartas de Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo – Sitio oficial, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y las adhesiones de Jorge Taiana, Eugenio Raúl Zaffaroni, Nilda Garré, Patricio del Corro, Luis D’elia, Leandro Santoro, Carlos Raimundi, Alicia Sánchez, Victoria Montenegro Torres, Damian Rilo, Jonathan Thea, Mónica Macha, Marcelo Rodríguez, Agrupación Federico García Lorca, Podemos Argentina, Derechos Humanos ATE Capital, Legisladores Frente Para la Victoria CABA, Secretaría de Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho, UBA, Juventud Radical Ciudad De Buenos Aires, Bloque de Comuneros del Frente Para la Victoria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Red de Productoras Audiovisuales Comunitarias, Nuevo CECSo, Federación de Entidades Argentino-Árabes, Federación de instituciones culturales judías de la argentina, Federación de entidades argentino-palestina, Partido Comunista, Federación Juvenil Comunista, Mopassol y el Comité de solidaridad con el pueblo Saharawi.

 

 

Unión Juventud Armenia en las marchas por el Día de la Memoria

9585_10153631193888655_8762168527132992658_nEl jueves 24 de Marzo, fecha en que se conmemora el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en Argentina por el comienzo de la última dictadura cívico militar del país, Unión Juventud Armenia de Sudamérica marchó junto a los organismos de derechos humanos en Córdoba y hacia Plaza de Mayo en Buenos Aires.

Creemos que la lucha por la Causa Armenia es la lucha por los derechos humanos.

Hace 40 años Argentina vivió uno de los momentos más horrendo de su historia, por lo tanto consideramos que es una deber y una obligación para nuestra organización participar de esta marcha y además seguir exigiendo que se mantengan las políticas de memoria, verdad y justicia en el país debido a que todavía quedan muchos militares y personas de la sociedad civil que no han recibido juicio y castigo como debe ser.

Como todos los 24 de Marzo, volvemos a gritar “Nunca Más”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manifestaciones por los pogromos de Sumgait, Bakú y Kirovabad

12764517_10153556766238655_4072144048327537491_oEl 26 de febrero de 2016 marchamos hasta la Embajada de Azerbaiyán en Buenos Aires, Argentina, para conmemorar el 28° aniversario de los pogromos de Sumgait, Bakú y Kirovabad. El viernes 4 de marzo realizamos una intervención silenciosa en las puertas del shopping Tres Cruces, en Montevideo, Uruguay.

 

Compartimos el discurso leído por Axel Costanian durante la marcha frente a la Embajada de Azerbaiyán.

“Las matanzas de Sumgait, Bakú y Kirovabad fueron la continuación del plan de limpieza étnica que comenzó durante el Genocidio Armenio. Por eso marchamos todos los 24 de abril a la Embajada de Turquía y todos los 26 de febrero a la Embajada de Azerbaiyán.

La matriz negacionista y violatoria de los derechos humanos sobre la cual se construyeron ambos Estados, se mantienen en la actualidad.

Hoy se cumplen 28 años del comienzo del pogromo en Sumgait en 1988. En esa fecha en que iniciaron las masacres de armenios en Azerbaiyán y que siguieron en las ciudades de Kirovabad en noviembre de 1988 y Bakú en enero de 1990.

Los armenios que vivían en esas ciudades fueron víctimas de grupos parapoliciales y población civil con la complicidad y el aliento del Estado de Azerbaiyán. Cientos de madres, padres, abuelos y niños sufrieron ataques, robos, destrozos de sus hogares, violaciones, torturas y asesinatos.

Cientos de familias se encontraron nuevamente, como ocurrió cien años antes durante el genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco, con la muerte, el exilio forzado, el desarraigo y la violencia estatal. Se reencontraron con un pasado que parecía lejano, pero que reapareció frente a sus ojos como si hubiese sido ayer. Las heridas de 1915 volvieron a sangrar, y al igual que aquella vez, reinaron la impunidad y el silencio.

Hoy, Turquía y Azerbaiyán llenan sus cárceles de periodistas y activistas. Azerbaiyán amenaza con reiniciar la guerra contra las Repúblicas de Armenia y Nagorno Karabaj. Turquía apoya al Estado Islámico y entorpece el proceso de paz en Siria. Azerbaiyán utiliza listas negras (entre las que se encuentran muchos argentinos) para perseguir a quienes desafíen el relato oficialista. Turquía acosa a sus intelectuales con el infame artículo 301 del código penal, con el que condenaron al periodista Hrant Dink.

Y no podemos dejar de recordar la persecución del Estado turco al pueblo kurdo, especialmente al Partido Democrático de los Pueblos.

Cuando hablamos de memoria, verdad, justicia y reparación, no estamos repitiendo un slogan. Estamos convencidos de que de estos valores depende la posibilidad de construcción de sociedades más justas e igualitarias, sociedades donde la paz y la solidaridad entre los pueblos sean una realidad.

La experiencia histórica demuestra que los pueblos avanzan en materia de derechos humanos cuando son capaces de reconocer los horrores de su pasado.

El caso de la República de Azerbaiyán no es la excepción. La negación del horror de hace 28 años coexiste con las violaciones sistemáticas a los derechos de sus ciudadanos y la escalada bélica. La solución que encontró el gobierno de Ilham Aliyev fue culpar a los armenios de todos los males que sufra el pueblo de su país.

Aliyev y su embajador tienen que saber que en Sudamérica no hay lugar para sus mentiras. Acá estamos nosotros: argentinos, latinoamericanos, armenios, descendientes de armenios, amigos y fieles defensores de la causa armenia y de todas las causas justas, que no vamos a descansar hasta obtener justicia y reparación.

La impunidad de la que goza el actual gobierno de Azerbaiyán solo pudo mantenerse gracias a sus petrodólares y la “diplomacia de caviar”: políticos, periodistas y academicos corruptos que adhieren al relato oficial del gobierno azerí a cambio de viajes y coimas. Hoy vemos como baja el precio del barril de petróleo en todo el mundo y, con él, cae el lobby y las mentiras del gobierno de Azerbaiyán. De un lado, las mentiras sostenidas por la corrupción y los petrodólares. Del otro, la verdad. Y la verdad no cotiza en bolsa.

Todos los que estamos hoy frente a esta embajada somos la prueba viva de que no vamos a dar ni un paso atrás en la lucha.

Este país, la República Argentina y tantos otros países de Sudamérica nos han enseñado que cuando los ciudadanos tienen memoria y el Estado tiene decisión política, la justicia llega. Por eso hoy venimos a denunciar el lobby azerí, que compra voluntades de periodistas, miembros del Congreso y funcionarios públicos, venimos a contarle al pueblo argentino la historia, pero también lo que está pasando hoy, porque la lógica negacionista busca olvidar, confundir, vencernos, pero a pesar de estos intentos desesperados y cobardes, nosotros, los jóvenes, estamos organizados y preparados.

Que nadie tenga dudas. No vamos a parar.

Vamos a seguir de generación en generación hasta obtener el reconocimiento, hasta que nos devuelvan nuestros territorios, hasta que se indemnice al Estado armenio y hasta que veamos que la justicia es un hecho y no solo un anhelo. Por el millón y medio de armenios, por las víctimas de los pogromos, por Hrant Dink, Kurken Markarian, por nuestros hermanos sirios y por el pueblo kurdo, acá estamos y seguiremos viniendo cada año.

¡Que viva la Armenia libre, independiente y unida!

¡Que viva la República de Nagorno Karabaj!”

 

1 2 3 4 29