Comunicado ante las intenciones del lobby turco en el municipio de Lanús

13118843_10153719835608655_6246678187263123619_nEl 26 de abril, dos días después de la conmemoración del Genocidio Armenio, el Municipio de Lanús organizó una reunión entre empresarios y la Embajada de Turquía con el supuesto fin de generar desarrollo para las empresas locales.

Lejos de las intenciones comerciales y conociendo de primera mano cómo trabaja el lobby turco y su Embajada en Argentina, denunciamos que este es un intento para presionar a la dirigencia de Lanús, región con una de las mayores comunidades armenias del país, y cambiar su histórica política a favor de la lucha del pueblo armenio.

En la actualidad, Turquía y Azerbaiyán destinan millones de dólares para financiar el negacionismo del Genocidio Armenio. Compran políticos y académicos a través de sus embajadas regalándoles viajes, ofreciendo acuerdos comerciales y llevando adelante cátedras en universidades para limpiar la imagen ensangrentada de sus países. También, como es de público conocimiento, ambos Estados han intentado sponsorear a clubes como San Lorenzo de Almagro y Racing Club a cambio de que no haya armenios en sus consejos directivos y sumado a esto, en el día de ayer se conoció la noticia que Turquía había rechazado la nominación de un Embajador Argentino por su postura a favor del Genocidio Armenio. Turquía y Azerbaiyán siguen persiguiendo al pueblo armenio y de esta manera continúan con el plan de exterminio comenzado en 1915.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica repudiamos enérgicamente esta maniobra de la Embajada de Turquía en el Municipio de Lanús y llamamos a toda la comunidad de Lanús permanecer en estado de alerta y movilización.

Sr. Embajador de Turquía, #LaMemoriaNoSeCompra

 

Turkish Airlines intentó auspiciar a Racing para lavar la imagen del gobierno autoritario de Turquía

racingEl lunes 14 de diciembre se conoció la noticia de que la aerolínea estatal de Turquía, Turkish Airlines, hizo una propuesta a la comisión directiva de Racing Club de Avellaneda para ser auspiciante a partir de 2016. Su presidente, Víctor Blanco, nos confirmó que rechazó la propuesta.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica denunciamos que este fue un intento de la empresa nacional turca para lavar la imagen del gobierno autoritario de Turquía. Desde hace varios años, Turkish Airlines se convirtió en la principal arma de propaganda de la diplomacia turca en todo el mundo: auspiciando a grandes figuras del deporte como Kobe Bryant o el propio Lionel Messi, la empresa estatal siempre mostró al gobierno y al país que representaba como moderno y pujante. Al pegar su marca junto a figuras reconocidas y admiradas, se buscó ocultar una realidad que no es la que vive actualmente el pueblo turco.

La persecución al pueblo kurdo, que en noviembre pasado alcanzó un nuevo límite con el asesinato del abogado de derechos humanos Tahir Elçi, como así también al Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el hostigamiento al periodismo opositor que se intensifica siempre que hay elecciones, la represión a las manifestaciones pacíficas de la sociedad civil, el encarcelamiento de opositores o simplemente quienes “insulten” al presidente Recep Tayyip Erdogan, el acoso a quienes desafíen el relato oficial sobre el Genocidio Armenio, la censura y bloqueo a Twitter y otras redes sociales y la complicidad con el Estado Islámico para intensificar el conflicto en Siria, son algunas de las tantas razones que tiene la diplomacia de Turquía para ocultar sus verdaderas intenciones.

En Argentina ya conocimos en 1978 un gobierno que utilizó el deporte para lavar su imagen y ocultar sus violaciones a los derechos humanos.

El año pasado, el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, rechazó una millonaria oferta del gobierno de Azerbaiyán, país hermano de Turquía, por las mismas razones. “A veces la prepotencia del dinero pretende pisar la historia“, dijo Lammens. Racing es uno de los clubes más populares del país. No nos oponemos a que busque el financiamiento internacional o el sponsor que sus directivos consideren apropiado. Simplemente advertimos acerca de las verdaderas intenciones de Turkish Airlines. Asimismo, agradecemos a las autoridades de Racing por haber hecho primar los valores por sobre el dinero.

El crimen de la neutralidad

IMG_1320En los últimos días, el ejército de Azerbaiyán atacó con artillería pesada a población civil de la provincia de Tavush, Armenia, causando la muerte de tres mujeres, y a la frontera del noreste de la República de Nagorno Karabaj, dejando un saldo de cuatro soldados muertos y más de una decena de heridos.

Tanto el presidente armenio, Serzh Sarkisian, como el Ministerio de Defensa se vieron forzados a anunciar que responderían militarmente las agresiones del gobierno azerí. Mientras tanto, el canciller armenio, Edward Nalbandian, se reunió en Nueva York con el Grupo de Minsk de la OSCE, organismo encargado de la mediación del conflicto, y con el canciller azerí, Elmar Mammadyarov. Los ataques, además, coincidieron con la visita del vicecanciller uruguayo, José Luis Cancela, y el vicecanciller argentino, Eduardo Zuain, a Azerbaiyán.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica hacemos un llamado a la diplomacia latinoamericana a que condenen los intentos por parte del gobierno azerí de escalar la situación de violencia en las fronteras de las Repúblicas de Armenia y Nagorno Karabaj con Azerbaiyán, teniendo en cuenta que dicha diplomacia representa a gobiernos que siempre defendieron la postura de solucionar los conflictos estatales a través de la paz y la mediación internacional.

Además, pedimos a los medios de comunicación que cubren estos acontecimientos que no adopten una postura “neutral” cuando relaten los hechos.

La neutralidad es, especialmente en ámbitos diplomáticos y periodísticos, la forma más fácil de evitarse problemas. Pero cuando se trata de violaciones a los derechos humanos, la neutralidad beneficia a los victimarios. La postura imparcial ante un crimen, sitúa a los neutrales del lado de los cómplices.

“El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones”. El discurso que niega los crímenes de lesa humanidad, siempre se escuda detrás de la neutralidad. En Sudamérica, conocemos esta postura como la tristemente célebre “Teoría de los dos demonios”. En nombre de la imparcialidad, la víctima y el victimario se convierten en dos bandos equivalentes.

Exigimos que la comunidad internacional condene unilateralmente las violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno de Azerbaiyán, su intento por boicotear las mediaciones y reanudar la guerra, y su plan para derribar la legítima libertad del pueblo de la República de Nagorno Karabaj.

24 años de la Segunda Independencia de la República de Armenia: los contextos de la libertad

11143229_10152936271493655_4065778923575693743_oHoy, 21 de septiembre, los armenios de todo el mundo festejan el 24° aniversario del restablecimiento del Estado armenio libre e independiente, sobre las bases de la República de 1918, constituyendo un paso más en la concreción de los derechos históricos del pueblo armenio.

A fines de la década del ochenta, la crisis política y económica de la Unión Soviética se iba acentuando, y con esto, los reclamos largamente postergados de varias unidades nacionales que la componían volvían a hacerse oír. Eran momentos difíciles para la entonces República Socialista Soviética de Armenia. Tras el devastador terremoto de la región de Spitak en diciembre de 1988, se habían concentrado los esfuerzos económicos y humanos tanto gubernamentales como de la Diáspora para paliar la crisis humanitaria que allí se vivía. En paralelo, el movimiento de liberación nacional en Artsaj iba derivando en un conflicto armado a gran escala, que llevó a su propia declaración de independencia el 2 de septiembre de 1991, aún antes de que Ereván tomara idéntica decisión.

Es necesario tener en cuenta este delicado contexto a la hora de pensar la independencia de Armenia que, con el apoyo de la mayoría absoluta del pueblo, le dio nuevas autoridades, nuevas estructuras estatales y mecanismos de autodefensa para enfrentar las crecientes adversidades. Las autoridades armenias proclamaron como primer paso la supremacía de la Constitución Nacional por sobre la Constitución Soviética el 23 de agosto de 1990.

Un plebiscito fue organizado en Armenia el 21 de septiembre de 1991, donde los residentes armenios votaron casi unánimemente por la separación de Armenia de la U.R.S.S.. Culminando con el proceso de desvinculación, en la sesión del 23 de septiembre el Parlamento Armenio con carácter extraordinario declaró formalmente la Independencia.

Al comienzo de dicha sesión se presentaron los resultados de la votación, y luego el diputado Aram Manukian leyó el proyecto de resolución del Parlamento, que expresa: “Permaneciendo fiel a la Declaración de Independencia de Armenia, fundado en los derechos humanos y en las normas internacionales de libre autodeterminación de los pueblos, teniendo como objetivo fundar una sociedad democrática y de derecho, y teniendo como base los resultados del referéndum sobre la secesión de la U.R.S.S. realizado el 21 de septiembre de 1991, el Parlamento Armenio declara al Estado Independiente”.

Tras esto, en octubre de 1991, tuvieron lugar las elecciones presidenciales en Armenia, en las que Levón Ter Petrosian se convirtió en el primer presidente electo de la nueva República.

De esta manera, luego de 70 años de dominio soviético, Armenia alcanzó la independencia por segunda vez en el siglo XX. Curiosamente, las circunstancias y precondiciones al comienzo de cada gobierno fueron similares: el país había sido azotado por una gran tragedia –el Genocidio Armenio en 1915 y el terremoto de Spitak en 1988–, había perdido gran parte de su población –genocidio en 1915 y emigración masiva en 1991–, y estaba en una “guerra” no oficial con un país vecino –Turquía en 1915 y Azerbaiyán en 1991–.

Hoy, tras 24 años, las jóvenes repúblicas de Armenia y de Artsaj continúan la construcción de democracias fuertes y estables, manteniendo en alto los ideales de soberanía y justicia social ya presentes en la primera república independiente de 1918.

24° aniversario de la conformación de la República de Nagorno Karabaj

image

Hace 24 años, la población de lo que entonces se conocía como la Región Autónoma de Nagorno Karabaj proclamó la creación de la República de Nagorno Karabaj. Meses después, el 10 de diciembre de 1991, se celebró un referendum en el que triunfó por amplia mayoría la independencia. Así, siguiendo los lineamientos de los principios de autodeterminación de los pueblos, se llevaron adelante elecciones 18 días después, y el 6 de enero de 1992 se emitió una declaración de independencia.

La historia es clara: lo que había comenzado con la arbitraria decisión del gobierno de la Unión Soviética de entregar la soberanía de Karabaj al gobierno de Azerbaiyán, que llevó adelante una política de limpieza étnica y matanza de los armenios que vivían en la región y que desembocó en una guerra, culminó con la conformación del nuevo Estado de Nagorno Karabaj, cuya población, desde el momento de su nacimiento hasta el día de la fecha, luchó incansablemente por conformar una República democrática que cumplió siempre con la Convención de Montevideo sobre los Derechos y Obligaciones de los Estados.

Son innegables los contrastes entre un Estado como el de Nagorno Karabaj, que lucha desde hace años por el fortalecimiento de su República a pesar de las condiciones económicas desfavorables, y un gobierno como el de Azerbaiyán, que destina la mayor parte del presupuesto a continuar el estado de guerra permanente, a mantener en el poder desde hace años a la familia Aliyev a través de la corrupción y la persecución a los opositores, a culpar a los armenios de todos los males de la sociedad y a llevar adelante una política de ocultamiento de todos estos crímenes a través de la compra de voluntades, lobby y propaganda.

Negar el principio de autodeterminación de los pueblos es negar el más elemental derecho a la libertad. La población de Nagorno Karabaj nunca podrá ser gobernada por un Estado que atente contra su propia existencia. Hoy, 24 años después, seguimos eligiendo la vida y festejando la victoria de haber logrado ser un pueblo libre e independiente. ¡Viva la lucha del pueblo de la República de Nagorno Karabaj! ¡Feliz día! ¡Շնորհավոր օր!

97° aniversario de la primera independencia armenia

independencia armenia(1)Hoy celebramos uno de los hechos más importantes para toda la nación armenia: la primera independencia y creación de la República Democrática de Armenia. Ese mayo de 1918 en el que el pueblo armenio unido, en pos de su supervivencia, defendió su libertad frente al avance del ejército turco que buscaba concretar sus planes panturquistas. Así es que el pueblo armenio, en medio de la Primer Guerra Mundial y la crisis del genocidio, luego de vencer en tres batallas heroicas, consagró su primer república moderna.

Una república con un gobierno democrático y progresista que en un contexto muy complejo lleno de privaciones y de miseria, produjo cambios sustanciales en su sociedad. Derecho a voto igualitario y directo a todas y todos los ciudadanos (sin distinción de sexo o religión), un parlamento de diputados de armenia occidental pensando en la reunificación, un parlamento que ya para esa época contaba con tres legisladoras mujeres, una embajadora mujer, creación de pequeñas fábricas y puestos de trabajo, restablecimiento de las líneas telegráficas, de carreteras y vías férreas, creación de la primer universidad estatal, creación de escuelas primarias y secundarias públicas. Esas fueron algunas de las tantas políticas llevadas a adelante por el Estado en sólo 2 años, mientras defendía tres frentes de guerra, lidiaba contra el flagelo de las innumerables enfermedades que azotaban a la población y luchaba por alimentar a miles de huérfanos consecuencia del genocidio.

Hacia finales de 1920 esa independencia fue arrebatada, Armenia ingresó como Republica Socialista Soviética a la URSS. Durante los siguientes setenta años hubo avances pero también retrocesos, así como también se produjo la pérdida de la independencia, autodeterminación y soberanía del pueblo armenio.

Hoy Armenia es independiente, es cierto, pero hay muchas dependencias aún: dependencias culturales, económicas, sociales. Prácticamente ninguna decisión que se toma en Armenia es independiente de factores externos. Todos los países de Sudamérica sufrieron a lo largo de su historia y en mayor o menor medida la intromisión externa y la pérdida de la soberanía económica y política. Lo podemos ver y lo entendemos desde aquí. mientras que se siente mucho más estando en Armenia.

Hoy, a 97 años de esa independencia fundamental, seguimos luchando por el fortalecimiento democrático de las repúblicas de Armenia y Karabaj, y de nuestra querida Latinoamérica, siempre fieles a esos ideales de liberación que nos legaron San Martín, Moreno, Artigas y Bolívar. Fieles a los ideales del enguer Aram Manuguian que marcaron el camino de la izquierda nacional, revolucionaria, socialista y democrática.

¡Seguimos y seguiremos luchando por una Armenia finalmente libre, unida e independiente, por una Patria Grande libre y soberana sin condicionamientos externos! ¡Mah gam Azadoutiun!

 

Los invitamos a sumarse a las celebraciones en Montevideo, Córdoba y Buenos Aires.

 

63471_10152995324168655_7838145780055696350_n 11152679_978617225491348_3749425781509304336_n IMG-20150528-WA0002

Comunicado por el Centenario del Genocidio Armenio (24/04/2015)

11148352_10152925216613655_2413627167948556464_oHoy se cumplen cien años del genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco. El 24 de abril de 1915, la humanidad se enfrentó con el comienzo del genocidio perpetrado por el Imperio Otomano y continuado por la República Moderna de Turquía. Se masacraron 1.500.000 armenios y cientos de miles de minorías como griegos y asirios bajo las órdenes del gobierno de los Jóvenes Turcos encabezado por Talaat Pashá, Enver Pashá, Djemal Pashá en primer lugar y luego por Kemal Ataturk, fundador de la Turquía moderna.

La fecha es simbólica. El genocidio contra el pueblo armenio se construyó décadas atrás, mediante la marcación, el hostigamiento y el asesinato paraestatal de miles de armenios. Se planificó un lustro antes en la ciudad de Salónica con la asignación de funciones y responsabilidades para la ejecución del crimen. Luego, a partir de 1923, y hasta la actualidad, lo perpetuó y consolidó la República Moderna de Turquía utilizando los mismos argumentos empleados hace cien años para el exterminio.

Pero el objetivo genocida no llegó a su fin. Las consecuencias materiales y simbólicas de este genocidio siguen presentes hoy en día, y son utilizadas por el Estado negacionista de Turquía para ejercer su dominación en la región y en su propio territorio. No es casual que la legitimidad de la identidad y el Estado turco, fundado con el crimen de genocidio, pendan de un hilo cada vez que algún ciudadano turco reclama por sus derechos y dignidad, y tampoco es casual la extrema violencia estatal y paraestatal como respuesta cotidiana a las disidencias políticas internas.

Hace cien años que el Genocidio Armenio sigue impune. Hace cien años que el reconocimiento, la justicia y la reparación por parte de los perpetradores están ausentes. Sin embargo, cada vez son más los países que reconocen el Genocidio Armenio y se solidarizan con el reclamo, haciendo propia la lucha que en un primer momento fue solo del pueblo armenio.

Unión Juventud Armenia de Sudamérica lucha desde hace 74 años por la Causa Armenia, la defensa irrestricta de los Derechos Humanos y las causas justas. Repudiamos y luchamos específicamente contra el negacionismo, última fase de todo plan genocida, ejecutado como política de Estado en Turquía y su gobierno hermano, Azerbaiyán, el cual, a fines de 1990 continuó con el plan de limpieza étnica en las ciudades de Bakú, Sumgait y Kirovabad, cuando llevó a cabo el exterminio de los armenios que habitaban esos territorios. Reclamamos el reconocimiento internacional del Genocidio y la reparación de dicho crimen por parte del Estado de Turquía.

Involucrados en la historia, el presente y el futuro de Sudamérica, sostenemos y avanzamos bajo las banderas de la Memoria, la Verdad y la Justicia para que los genocidios y los crímenes de lesa humanidad no vuelvan a suceder en el mundo. La República de Armenia, la República de Karabaj y la diáspora en los 5 continentes, son la evidencia viva y pujante de la supervivencia y superación del pueblo armenio. Exigimos que Turquía deje de esquivar responsabilidades y se haga cargo de las reparaciones simbólicas y materiales que le corresponden.

Unión Juventud Armenia de Sudamérica, como lo ha demostrado a lo largo de sus 74 años de historia en Sudamérica, seguirá fiel a sus convicciones e ideales.

¡Memoria, Verdad, Justicia y Reparación!

Unión Juventud Armenia de Sudamérica