UJA en la novena Marcha de la Gorra

2El miércoles 18 de noviembre participamos de la 9° edición de la Marcha de la Gorra en Córdoba, una expresión popular en rechazo al Código de faltas, el cual da lugar a persecuciones, estigmatizaciones y discriminaciones a diario, en especial a los sectores de la juventud y a los pibes de los barrios.  

 

Con la consigna “Contra tu Estado policial, te marchamos de frente mar”, el documento leído al final del acto decía: “Somos la marcha más grande y sistemática de Córdoba, y del país, que reivindica nuestras culturas populares y repudia rotundamente este Estado policial que nos excluye, nos reprime, nos persigue, nos estigmatiza y nos mata”.  

5 20151120075731 4 3

“Genocidios y poderes económicos” en la Facultad de Económicas

20151117173558Desde el año 2014, todos los cuatrimestres damos una clase sobre “Genocidio Armenio y poderes económicos” en la materia “Poder económico y derechos humanos” de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. En mayo de 2015, participó de una de las clases Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y titular de la cátedra.

La didáctica de la clase está dividida en distintos ejes: por un lado, un fragmento histórico del contexto y la geopolítica en la que se enmarcó el Genocidio Armenio, señalando las herramientas estrictamente económicas que se utilizaron para facilitar el accionar genocida. Luego, se traza un paralelismo con el caso del genocidio argentino llevado a cabo por la última dictadura cívico militar, con complicidad de las grandes empresas.

Por último, hablamos sobre la situación económica actual de la República de Armenia, resultado directo de las políticas genocidas que sufrió a comienzos del siglo pasado y, a la vez, de los bloqueos y hostigamientos que recibe por parte de Turquía y Azerbaiyán.

Nueva edición del Yeridasart.edu

IMG-20151115-WA0020El sábado 14 de noviembre, en Montevideo, llevamos a cabo la quinta edición del encuentro “Yeridasart.edu”, un espacio de aprendizaje, intercambio y capacitación.

Los talleres de este año se dividieron en Trabajo en equipo, Comunicación Política y un Taller de Escritura.

Inauguramos el encuentro con el taller de Trabajo en Equipo, realizado por la Licenciada en Psicología, Romina Patriarca. En el mismo, Romina nos habló de la importancia de trabajar en equipo, de los roles, funciones y objetivos que deben ocupar las personas dentro de un equipo. También tuvimos una instancia práctica: entre todos formamos un barco y ese barco cada vez se iba achicando; pero gracias al trabajo en equipo, superamos las dificultades planteadas.

IMG-20151115-WA0034El segundo taller fue el de Comunicación Política, llevado a cabo por la Catedrática en Publicidad, Montserrat Ramos. Montserrat se refirió a la importancia de la imagen, al medio como autoridad, a las estrategias políticas vinculadas a la comunicación y a cómo ir adecuando la publicidad, dependiendo las circunstancias, en períodos de campaña política.

IMG-20151115-WA0024Finalmente tuvimos el Taller de Escritura, liderado por la periodista y comunicadora, Azul Cordo. En este taller, Azul nos brindó las herramientas necesarias para poder informar de una manera clara nuestros objetivos, nos transmitió lo importante que es comunicar y cómo crear una noticia y una crónica. Luego, nos separamos en pequeños grupos donde teníamos que expresar en forma escrita qué significaba la sigla de la organización a la que pertenecemos, con la dificultad de que cada palabra que usáramos para la descripción comenzara y siguiera con las mismas letras de la sigla.

¡Agradecemos a todos los que fueron y los esperamos el año que viene!

Curso de RCP en Flores

IMG-20151015-WA0027El jueves 15 de octubre organizamos una capacitación sobre RCP, reanimación cardiopulmonar y atragantamiento, con vecinos del barrio de Flores, Buenos Aires.

La actividad, organizada en conjunto con La Cámpora Flores, tuvo como objetivo aprender y dar a conocer la herramienta del RCP, que de forma muy sencilla puede ayudar a salvar una vida, ya sea de un conocido como de alguien que sufra algún tipo de inconveniente respiratorio en público.IMG-20151015-WA0021

El RCP es un procedimiento utilizado en situaciones de emergencia, cuando una persona no respira y su corazón no palpita, para mantener oxigenados los órganos vitales cuando no circula sangre.

Con un simple aprendizaje de los protocolos de actuación, cualquiera puede estar preparado para salvar una vida en una situación límite.

 

IMG-20151015-WA0023

Lanzamiento del Fondo de Ayuda a Voluntarios Birthright Armenia

11230226_10153276702658655_4067199332864669763_nEl jueves 24 de septiembre, presentamos el Fondo de Ayuda a Voluntarios en la Asociación Cultural Armenia, Buenos Aires.

Con esta iniciativa, Unión Juventud Armenia de Sudamérica, representante oficial de Birthright Armenia en la región, se propone ayudar económicamente a quienes quieran realizar y llevar adelante proyectos de voluntariado.

Birthright Armenia es una organización fundada en 2003 por Edele Hovnanian que ofrece becas para que jóvenes que quieran viajar a Armenia y participar de los programas de trabajo voluntario allí.

Su misión es la de “fortalecer los lazos entre la patria y la juventud de la Diáspora, concediéndoles la oportunidad de ser parte de la vida diaria de Armenia y de contribuir al desarrollo de Armenia a través de experiencias de trabajo, de estudio y de voluntariado, mientras que desarrollan sus vínculos personales y un renovado sentido de la identidad armenia”.

El servicio brindado por el Fondo Común de Ayuda a Voluntarios de Unión Juventud Armenia no tiene costo alguno para el joven interesado. El beneficiario deberá, posteriormente, aportar desde su nueva formación y experiencia algún tipo de colaboración con una institución de la comunidad armenia, para ayudar, de esta forma, a dar a conocer el programa.

El principal objetivo de este proyecto es promover la participación de los jóvenes de la diáspora en programas de voluntariado en Armenia. La intención que subyace a la creación de este proyecto es la de enriquecer a nuestras instituciones comunitarias con la experiencia de los participantes, ya que la acción de jóvenes informados de la plataforma y la realidad cotidiana del país, es vital para tender puentes sostenibles con Armenia.

Se puede conocer más sobre el proyecto en http://ujasur.org/birthright-voluntariado-en-armenia/.

Encuentro regional de Unión Juventud Armenia en Buenos Aires

11796318_10153226649138655_4006172246135593357_nEntre el sábado 29 y el domingo 30 de agosto se realizó un nuevo encuentro regional de Unión Juventud Armenia de Sudamérica en el club ՀՄԸՄ – Homenetmen Buenos Aires

Durante las jornadas, se hizo un taller de derechos humanos sobre las temáticas de la inmigración en Europa, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Islam, y los derechos de tercera generación.

Además, hubo una comunicación con nuestros compañeros Betty, Sarkis y Marisol que se fueron a vivir a Armenia y relataron sus experiencias, así como también nos interiorizamos acerca de la situación en Siria a través del testimonio de Levón Mardirosian, un jóven que tuvo que emigrar del país y se encuentra actualmente viviendo en Argentina.

Luego, se conformaron grupos interfiliales que trabajarán las temáticas de educación, cultura, acción social, género, comunicación y estudios políticos.

Por último, se realizó un taller sobre liderazgo por el licenciado Bernardo Bárcena, y una charla sobre inmigración y sobre actualidad política latinoamericana por parte de los licenciados Emiliano Di Luca y Eugenia Migliori.

El Consejo Mundial de la IUSY aprueba una resolución sobre el Genocidio Armenio

IUSYDel 7 al 10 de mayo fuimos anfitriones en Ereván, Armenia, de un Consejo Mundial de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY).

La edición 2015 del Consejo que reúne organizaciones juveniles de partidos socialistas de más de 100 países del mundo se tituló “Un mundo igualitario es posible“, y se realizó en la capital armenia bajo la organización de Unión Juventud Armenia (Armenian Youth Federation), como miembro pleno de la IUSY.

La cita reunió a más de 160 representantes de diversas organizaciones de todo el mundo que fueron recibidos por una gran cantidad de representantes de Unión Juventud Armenia de Armenia, Nagorno Karabaj y la diáspora.

Nuestro compañero y vicepresidente de la Internacional Socialista, Mario Nalpatian, abrió el evento, junto al presidente de la IUSY, Felipe Jeldres, el secretario general de la IUSY, Evin Incir y el representante de Armenian Youth Federation, Garabed Shatoyan.

Entre otros temas que se tocaron, cabe destacar que el Consejo Mundial de la IUSY, además de visitar el Dzidernagapert, el Memorial del Genocidio Armenio, aprobó una resolución presentada por nuestra organización por el centenario del Genocidio Armenio que compartimos a continuación:

Resolución sobre el 100 aniversario del Genocidio Armenio

La Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY), siendo fiel seguidor de los principios de la justicia, la democracia, la igualdad y los derechos humanos, reafirma su posición sobre el Genocidio Armenio mientras el mundo conmemora el 100° aniversario del primer genocidio del siglo XX.

El Genocidio Armenio abrió un nuevo círculo de genocidios que fueron alentados por la impunidad de los autores del primer genocidio, inspirados por sus técnicas y métodos genocidas.

El genocidio es un delito de derecho internacional contrario al espíritu y a los objetivos de la IUSY.

Es por eso que:

IUSY condena el genocidio contra el pueblo armenio que fue planeado y llevado a cabo por el Imperio Otomano y diversos regímenes en Turquía entre 1915 y 1923. Durante estos años más de 1.500.000 armenios que vivían en su patria ancestral (lo que se conoce en gran parte como Turquía del este hoy en día), fueron exterminados brutalmente; su patrimonio fue confiscado y destruido en gran medida. El pequeño número de armenios que sobrevivieron se extendió a todo el mundo.

IUSY condena enérgicamente la negación del Genocidio Armenio por parte del gobierno turco, así como todos los intentos de la República de Turquía para silenciar y sobornar a toda iniciativa que tenga como objetivo el reconocimiento y la reparación del Genocidio Armenio. IUSY cree que la negación del genocidio es un doble crimen que debe ser castigado y no tiene nada en común con el derecho a la libertad de expresión.

IUSY apoya a Armenian Youth Federation (AYF) y la lucha del pueblo armenio por el reconocimiento y la reparación del Genocidio Armenio llamando a Turquía a iniciar un proceso inmediato de eliminación de las consecuencias del Genocidio Armenio e iniciar un proceso de restauración de los derechos del pueblo armenio. IUSY cree que este es el único camino fiable para la reconciliación de los dos países y naciones.

IUSY ve la educación como una de las formas más importantes y constructivas en la lucha contra cualquier forma de extremismo. Con esto, hacemos un llamado a nuestras organizaciones miembros a difundir el Genocidio Armenio, porque sólo conociendo y condenando los genocidios pasados ​​podemos prevenir que otros nuevos se lleven a cabo.

Inauguración de la muestra “Homenaje al Pueblo Armenio”

1En la tarde del martes 28 de abril se realizó en el marco de la conmemoración del centenario del Genocidio Armenio en Montevideo, la inauguración de la muestra artística “Homenaje al Pueblo Armenio” de la artista plástica Judith Geymonat en el Club Uruguay organizada en conjunto por Unión Juventud Armenia de Sudamérica y el PCCV / Paseo Cultural de Ciudad Vieja.

De la misma participaron representantes diplomáticos, legisladores y la ministra Liliam Kechichián. La muestra se podrá visitar hasta el 5 de mayo de 15 a 18 hs.

Discurso del Dr. León Carlos Arslanian por el Centenario del Genocidio Armenio

Compartimos el discurso del Dr. León Carlos Arslanian en nombre de la Comisión Conmemorativa del Centenario del Genocidio Armenio en Buenos Aires.

 

leon 3Vengo hoy, en el centenario de la fecha erigida como símbolo del Genocidio Armenio, como un doliente descendiente más de los millones que pueblan la diáspora de nuestra patria ancestral, a rendir tributo a nuestras víctimas, a honrar su memoria y a renovar el compromiso de sostener y difundir una vez más la demanda ecuménica de reconocimiento de los crímenes de lesa humanidad para que resuene “urbi et orbe” hasta en los rincones más remotos de la tierra, con un solo objetivo: que el Estado Turco reconozca, de una vez y para siempre, su responsabilidad en la masacre que perpetrada en forma planificada, organizada y aleve costó la vida de más de un millón y medio de armenios.

Toda nación experimenta, a lo largo de su historia, hechos que marcan no sólo su destino inmediato sino también su construcción mediata y su identidad futura.  En el caso de Armenia –una de las civilizaciones primigenias de nuestro mundo— este hecho transformador ha sido, sin duda, los eventos que se desencadenaron hace exactamente un siglo con la detención de un grupo de intelectuales en la entonces Constantinopla quienes fueron forzados al exilio y la muerte como preludio al genocidio del pueblo armenio, con un trasfondo marcado por la violencia de la Primera Guerra Mundial y el telón de cierre del Imperio Otomano.

La historia de cada uno de los millones de armenios de la diáspora es la de sus hermanos dispersos en el mundo: la misma historia, transida de dolor y de esperanza.

A  cien años del día que simboliza el mal absoluto, quiero ofrecer desde este orgulloso lugar de descendiente armenio en que nos pone la historia mis reflexiones, mi testimonio que, naturalmente, no habrá de estar desprovisto de patéticos retazos de la historia común.

En efecto, a partir de 1915, mis abuelos Garabed y Ebruhi, junto con miles de otros pobladores, fueron expulsados de su pueblo, Aintab y arrojados al desierto de Siria; esa letal travesía dejó huérfanos a mi padre y sus hermanos, quienes lograron refugiarse en un asilo, en Alepo, hasta alcanzar la mayoría de edad, al menos dos de ellos, mi padre y mi tío Artín. Gracias a la asistencia de la Cruz Roja Internacional, en 1923 lograron embarcarse hacia un nuevo destino dejando en esa triste condición a sus hermanos menores a quienes rescatarían con el tiempo y gracias al fruto de su trabajo intenso. Pudieron, así, esos cuatro hermanos huérfanos, construir sus vidas en esta generosa tierra, su país de acogida, el cual los incorporó como sus propios hijos.  A pesar del dolor, de la pérdida de todo y del brutal extrañamiento, mi familia como tantas otras de la diáspora, aquí presentes, lejos de perder su identidad y su memoria, se dedicaron con nobleza a fortalecer la contribución de la cultura armenia a la cultura universal y han participado activamente en la preservación de la memoria colectiva sobre el genocidio y su reconocimiento por otros Estados de la Comunidad Internacional.

La prueba de la ocurrencia del genocidio y su registro histórico son tan abrumadores que no veo que tornen racional discusión alguna al respecto. Los registros documentales son incontestables.

En fecha reciente se publicó en lengua española  la obra de Johannes Lepsius “Compilación de Actas diplomáticas” que recoge y glosa los cables enviados desde el Imperio Otomano a la Cancillería del Imperio Alemán entre 1914 y 1918.

Lepsius además depuso como perito en el juicio celebrado en Alemania por el asesinato del genocida Talaat Pashá, ex gran visir turco, ministro del interior – quien huyó de los enjuiciamientos en Turquía – ajusticiado por el estudiante Soghomon Tehlirian: el testimonio de Lepsius sirvió para que el acusado fuera liberado por el acogimiento de una causa de inculpabilidad.

Hay documentos de fuente turca de valor incalculable. Me refiero a los que fueron presentados por agencias estatales turcas en los procesos llevados a cabo ante la Corte Marcial (1919) que sentenció a muerte a los principales responsables del genocidio: Talaat, Enver, Djemal y el Dr. Nazim, o sea actos propios irrecusables.

Pero, además, existen resoluciones de organismos internacionales, reconocimientos de órganos legislativos de numerosos estados y hasta una sentencia declarativa con motivo de una demanda interpuesta por la familia Hairabedian que se vió acogida por el Juez Federal Norberto Oyarbide. Veamos:

En abril de 1984 el Tribunal Permanente de los Pueblos llevó adelante un juicio en la Universidad de la Sorbona, París, y sentenció que se trataba de un crimen de lesa humanidad que no prescribía.

En agosto de 1985, la Subcomisión de Prevenciones de Discriminaciones y Protección de las Minorías de Naciones Unidas para los Derechos Humanos admitió el genocidio armenio, decisión ratificada al año siguiente por la Comisión de Derechos Humanos.
leon 2
En junio de 1987 el Parlamento Europeo calificó las masacres cometidas por Turquía en contra de los armenios como crimen de Genocidio y supeditó la solicitud de adhesión de Turquía a la Comunidad Europea al reconocimiento que debería hacer el Estado turco.

Como natural derivación de la decisión de la Comisión de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (1985/86), una sucesión de países (23), reconoció a través de sus parlamentos el Genocidio armenio. Argentina, por iniciativa del Consejo Nacional Armenio, la cálida adhesión del por entonces Presidente Néstor Kirchner y la totalidad de los partidos políticos, sancionó la ley 26.199 y hasta hubo una sentencia declarativa que afirmó la existencia del genocidio y responsabilizó al Estado turco en su ejecución.

Ciertamente que el peso de tales evidencias implica un baldón cuyo gravamen sobre Turquía -lejos de atenuarse por el transcurso del tiempo- se acentúa, de lo que da cuenta la escalada de reconocimientos internacionales logrados, y los que se irán sumando.

Precisamente, el 25 de setiembre de 2014, al hablar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Excmo. Señor Presidente de la República Armenia, Serzh Sargsián, de un modo emotivo (“vociferously” calificó el mismo ese mensaje), expresó su gratitud a cada uno de los países que expresaron a través de sus diferentes  órganos el reconocimiento del genocidio y dijo:

“¡Gracias Uruguay, Francia y Rusia! ¡Gracias Italia, Bélgica, Holanda, Suiza y Suecia! ¡Gracias Alemania, Polonia , Lituania, Grecia, Eslovaquia y Chipre! ¡Gracias Líbano, Argentina, Venezuela, Chile, Canadá y Vaticano!”

Sin embargo, el Estado turco lejos de mostrarse permeable y de seguir evitando los costos de un etiquetamiento que podría evitar, ha utilizado técnicas de neutralización en procura de relativizar el peso de las pruebas concluyentes, reinterpretando los hechos o bien ejerciendo una fuerte censura en contra de su propia comunidad a través de la amenaza y persecución penal, acuñando figuras como el artículo 159 del Código Penal, amañadamente maquillado, años después (junio de 2005) mediante reformas legislativas que transformaron esa norma en el actual artículo 301 de su Código Penal. Sin embargo, esa figura laxa que en modo alguno satisfacía los estándares legales exigidos a Turquía por la Unión Europea, obligó a una nueva reforma.

En efecto, el 30 de abril de 2008, el Parlamento turco aprobó algunas enmiendas a la referida norma  del código penal que castiga los insultos a la identidad turca, con ligeros cambios en su formulación aunque sin alterar el sentido semántico dado que desde su adopción en 2005 y a pesar de su reforma, ha permitido enjuiciar y condenar a varias decenas de periodistas y escritores.

Al respecto, la prestigiosa institución Reporteros Sin Fronteras, ha dicho: “Esta reforma es una falsa buena noticia. Las modificaciones que se han hecho al artículo 301 son cosméticas e insuficientes. Es verdad que se han rebajado las penas. Pero el insulto a la identidad turca simplemente se ha reemplazado por el insulto a la Nación turca, dejando manga ancha a los magistrados para perseguir a cualquiera que aborde públicamente los temas sensibles, como son el genocidio armenio y la cuestión kurda”.

El principal escollo en el reconocimiento del genocidio y la consecuente búsqueda de verdad y justicia que posibiliten la reparación y la reconciliación, es la política oficial del Estado turco de negar los hechos que entre 1915 y 1923 afectaron al pueblo armenio. El llamado paradigma negacionista cuyo espectro admite tanto la negación total del hecho como la negación de aspectos clave tales como el rol de quienes detentaban el poder o el carácter o número de víctimas.

leon 4El paradigma negacionista impide la determinación de la verdad histórica de los hechos, la búsqueda de justicia y las formas de reparación apropiadas a la dimensión temporal y social del genocidio armenio.  Asimismo, interesadamente, esto es, fuera de toda verdad objetiva, impide abordar la cuestión de la restitución de los bienes personales, los inmuebles y los intereses comerciales de las víctimas fallecidas y de aquellas forzadas a un exilio enteramente despojado y, lo que es más grave aún, la restitución de los bienes colectivos públicos de naturaleza territorial, cultural, religiosa y política.

El Estado turco sabe que esta situación se va tornando insostenible; el transcurso del tiempo y el devenir histórico conspiran en contra de su postura: la muralla cruje, los estados nacionales ceden, quienes fueron aliados y silenciaron por años su reprobación, hoy revén sus posturas porque frente a la vigorosa expansión del principio de la jurisdicción universal saben que ya no es posible preterir la causa superior de los derechos humanos en aras de conveniencias estratégicas o de cualquier otro orden.

El crédito del gobierno de Turquía peligra si es que persiste en su actitud negacionista y en su cerrazón ante las señas elocuentes del cambio de la historia.

Así, no advierte que:

El negacionismo es tan aberrante como el genocidio porque va mucho más allá de la admisión de hechos perpetrados, al perseguir (como se viera) a través de la creación de figuras penales a quienes exhiben o proclaman la verdad, dando así paso a un fenómeno de revictimización.

Las alianzas políticas y estratégicas del pasado carecen de efectos ultra-activos, sino que se extinguen al compás de cambios de diversa naturaleza como, vg., la irrupción de nuevos intereses.

El carácter evolutivo, expansivo y retrospectivo del Derecho Internacional de los DD.HH. ha obligado a los diferentes estados no sólo a suscribir las Convenciones Internacionales sobre la materia sino, lo que es más importante, a ajustar sus prácticas y sus políticas a tan valiosos postulados.

Ha de interpretarse como derivación de ello la suma de sucesivos reconocimientos de países quienes, reticentes en el pasado, van pronunciándose  sin ambages en el sentido de que las matanzas y crímenes contra la población armenia, configuraron un claro caso de genocidio.

El genocidio no es una causa nacional para el pueblo turco, sino una “razón de estado” para sus gobiernos. Muchos de sus hombres eminentes han pagado con su vida, con su libertad y con persecuciones injustas, su cuestionamiento al negacionismo. Hrant Dink (armenio de origen), Altur Taner Akcam, Orhan Pamuk (por mencionar los casos más notables), representan los mejores valores humanistas del pueblo turco que, en su dilema entre aceptar las posiciones negacionistas propias de una nacionalismo extremo y rendir tributo a la verdad histórica, han optado por aquéllas y contribuído al corrimiento, paso a paso, del pesado velo de la historia adulterada.

Es fundamental que el Estado turco comprenda que no hay más Estados impenetrables, que sus fronteras ya no son más los muros del silencio, que los suyos ya no son más los súbditos del Imperio Otomano, sino ciudadanos de un Estado que se proclama República, con vos y con opinión y que, por tanto, tal vez ya no consientan el baldón de la negación de crímenes impunes de lesa humanidad y en su lugar prefieran la digna condición de la resiliencia.

El ocultamiento de la verdad mediante la negación del genocidio atenta contra su esclarecimiento. El negacionismo y los intentos públicos de justificar el crimen de genocidio menoscaban la lucha contra la impunidad, la reconciliación y los esfuerzos para prevenirlo.  La continua y persistente negación del Estado turco del genocidio padecido por el pueblo armenio, de algún modo define aun hoy en forma negativa las relaciones no sólo entre estos dos países sino también la relación del Estado turco con otros Estados de la Comunidad Internacional: las consecuencias del genocidio se potencian con el transcurso del tiempo y los costos políticos del negacionismo frente a la comunidad de naciones son cada vez más elevados y a la vez perjudican sus pretensiones de inserción en la Unión Europea.

Sin embargo, no quisiera terminar estas palabras sin un mensaje de esperanza: el camino de la reivindicación es el camino del diálogo sin prejuicios ni posiciones enconadas. La República Armenia ha tenido gestos firmes pero también amigables respecto del gobierno turco y de aprecio hacia su comunidad entre la cual existe una histórica población armenia. Gobierno y pueblo armenios aguardan con esperanza una nueva mirada de su vecino respecto del trágico pasado y un gesto de recuperación de la confianza con la apertura de la frontera entre ambos países, cerrada como medida retorsiva indirecta por el conflicto con Azerbaiyán con motivo de la disputa sobre el territorio de la República Independiente  Armenia de Nagorno Karabakh, actitud que evoca, replica y actualiza de modo angustioso la épica de un imperialismo panturquista.

Por fin, quiero renunciar a toda originalidad y terminar con las palabras del Santo Padre en ocasión del oficio religioso conmemorativo del genocidio, celebrado el 12 de abril último en San Pedro: “recordar es necesario e incluso obligatorio porque allí donde no persiste la memoria significa que el mal mantiene aún la herida abierta. Esconder o negar el mal es como dejar que una herida continúe sangrando sin sanarla”.

Es por eso, porque este sentido homenaje es para  recordar, es que me siento particularmente honrado de participar de este evento junto a ustedes y de esa forma contribuir al proceso constante de construcción de la memoria sobre el genocidio armenio y la búsqueda de fórmulas para lograr, finalmente, el condigno reconocimiento por parte del gobierno de Turquía.

Ruego porque, juntos, logremos superar el pasado ominoso y construir un vínculo fraterno.

1 2 3 4 5