Marcha por el centenario del Genocidio Armenio en Buenos Aires

e_DSC5355Una vez más, como todos los años, marchamos por el Genocidio Armenio en Buenos Aires. Esta vez, en el marco del centenario, fuimos más de 10.000 personas. Una vez más, hicimos llegar nuestro reclamo por Memoria, Verdad, Justicia y Reparación a la residencia del embajador turco, representante del Estado de Turquía.

Nosotros, Unión Juventud Armenia de Sudamérica, luchamos desde hace 74 años por la Causa Armenia, la defensa irrestricta de los Derechos Humanos y las causas justas. Las manifestaciones en Montevideo, Sao Paulo, Córdoba y Buenos Aires son una muestra de que nuestra lucha sigue más viva que nunca.

De la marcha participaron Adolfo Pérez Esquivel, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, ​el Arzobispo de la Iglesia Apostólica Armenia​, Kissag Mouratian, y el legislador porteño Pablo Ferreyra, sumados a todos los dirigentes de las instituciones de la comunidad armenia. Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, no pudo ir y envió una adhesión.

Compartimos el discurso consensuado con todas las organizaciones juveniles de la comunidad y leído por Razmig Nalpatian como representante de la Comisión Conmemorativa del Centenario del Genocidio Armenio.

Hoy se cumplen cien años del Genocidio de Armenios. Una vez más nos encontramos marchando a la residencia del embajador del Estado de Turquía, como parte de la lucha que venimos llevando a cabo hace ya un siglo los descendientes de las víctimas, para alcanzar el reconocimiento, la reparación y la condena de los responsables: el Estado Turco y todos aquellos países que colaboraron antes, durante, y después del genocidio.

Hace 100 años que este crimen se niega y perpetúa con objetivos claros: utilizar la muerte y el terror sistemático para fortalecer política, económica y socialmente un imperio que se desmembraba hacía décadas. Este genocidio fue, planificado y ejecutado, por el triunvirato de los Jóvenes Turcos, liderados por Talaat, Enver y Djemal Pashá, en el marco del ideal panturquista, que buscaba unificar las poblaciones de habla y origen turco desde el Mediterráneo hasta Asia central a costa de la vida del pueblo armenio y otras minorías.

Este crímen de lesa humanidad fue continuado por el Mustafá Kemal Ataturk, padre de la llamada Turquía Moderna. Y el mismo no hubiese sido posible sin el silencio, la complicidad y la acción de las potencias mundiales.

El saldo: un millón quinientos mil armenios masacrados, decenas de miles de niños y mujeres apropiados y turquificados, tierras y bienes confiscados y la formación de una diáspora armenia de en el exilio.

Como integrantes de la colectividad armenia en Argentina y Latinoamérica consideramos fundamental la lucha por la Memoria, la Verdad, la Justicia, el Reconocimiento y por sobre todo la Reparación del Genocidio de los Armenios. Este es el objetivo de todos aquellos que estamos comprometidos con las causas justas.

Nosotros, las nuevas generaciones encontramos un sin fin de motivos para seguir reclamando. En primer lugar, porque somos descendientes directos de quienes padecieron las políticas genocidas y nos desarrollamos en comunidades armenias constituidas a partir de este crimen atroz. Segundo, por nuestros principios humanistas que impulsan la solidaridad y la paz entre todas las personas y las naciones del mundo, rechazando todo tipo de intereses individualistas. Tercero, por nuestra perspectiva como latinoamericanos, región sometida durante siglos a potencias extranjeras, situación que nos ha inspirado la lucha por la democracia, por la soberanía, y por los derechos humanos. Cuarto, en nuestro país, las organizaciones de derechos humanos, encabezadas por nuestras Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, luchan inexorablemente hace casi cuatro décadas por la Memoria, la Verdad y la Justicia, llevando a cabo conquistas que nos colocan a la vanguardia en materia de derechos humanos.

En este sentido,el Estado Argentino se convirtió en el único en el que sus tres poderes han reconocido la existencia del Genocidio de Armenios:
-En el año 2006 con sancionó la ley 26.199 que determina el “Día de la Acción y la Tolerancia entre los Pueblos”.
-En el año 2007 con su promulgación por el Poder Ejecutivo Nacional.
-Y en el año 2011 con la sentencia del Poder Judicial en el Juicio por la Verdad, iniciado por la familia Hairabedian, falló que el Estado de Turquía cometió “delito de genocidio en perjuicio del pueblo armenio”, entre 1915 y 1923.

Hoy, nos encontramos aquí para exigir justicia por ese genocidio cometido hace 100 años que se encuentra más vigente que nunca. Y que seguirá vigente mientras el Estado genocida turco no asuma su responsabilidad y las consecuencias de ese genocidio no sean reparadas.

La República de Turquía mantiene un bloqueo unilateral ilegal con Armenia hace más de dos décadas, con el objetivo de asfixiarla e impedir el desarrollo de esa joven república. La siniestra idea es que Armenia quede por fuera de todos los proyectos económicos y políticos en la región. Por otro lado, el Estado turco oprime a su población desde hace décadas creando un manto de silencio basado en la violencia institucional a fin de ocultar los terribles crímenes cometidos y que se cometen diariamente en esa república.

Además, sostiene una política represiva contra su propio pueblo que ha comenzado a reclamar por reivindicaciones sociales y contra organizaciones de Derechos Humanos turcas que se solidarizan con el Genocidio Armenio y otros crímenes de lesa humanidad. Un ejemplo de ello, es la minoría kurda, quien ha adoptado un posicionamiento a favor de la cuestión armenia y ha realizado acciones reparatorias hacia los armenios desde sus cargos políticos.

Otro ejemplo claro de esto es la utilización del propio código penal turco, el tristemente célebre Artículo 301, para hostigar a los que se atrevan a flagelar la identidad turca, en otras palabras, a exigir justicia por el genocidio contra los armenios.

En este sentido, citamos el caso del periodista turco de origen armenio Hrant Dink quien, luego de ser hostigado y encarcelado durante años por exigir justicia, finalmente fue asesinado por un joven ultranacionalista turco en la puerta del diario del cual era director.

Tomemos conciencia que Turquía no está sola en la ejecución de la última etapa del genocidio: la negación.

Su principal socio en la región y en los países de las comunidades diaspóricas es la República de Azerbaiyán, “un pueblo dos Estados” como suelen presentarse en foros internacionales. Tiene una embajada en la Argentina y próximamente abrirá otra en Uruguay. No es casual. Las casualidades no existen sino las causalidades. Se puede demostrar muy fácilmente la matriz xenófoba, que arraigan de sus pasados, construyen y difunden sus gobiernos.

Este mismo discurso xenófobo desarrollado en el Genocidio Armenio estuvo presente en Azerbaiyán, durante las matanzas de armenios en las ciudades de Sumgait, Bakú y Kirovabad. Y es la que aún hoy sigue presente, en las constantes amenazas que realiza el gobierno azerí contra los armenios de Nagorno Karabaj, lo que pone así en peligro la supervivencia de Armenia. Además, recientemente el Presidente de Azerbaiyán ha declarado: “nuestro enemigo son los armenios del mundo”; amenazando de este modo a ciudadanos de origen armenio de los diferentes países. Su avanzada belicista en el Caúcaso Sur, evidencia su poco interés en la paz y estabilidad regional.

El presidente azerí en septiembre de 2014 reunido en una cumbre presidencial con su par turco declaró: “Hoy intercambiamos puntos de vista sobre el inverosímil ‘genocidio’”. “Nuestra diáspora y organizaciones públicas están y seguirán trabajando juntas en esta dirección, con el objetivo de trabajar de manera coordinada para acabar con el mito del ‘genocidio armenio'”

Aquí en Sudamérica la ofensiva está presente con claros ejemplos:
– Han incluido en su lista negra a periodistas, empresarios y políticos de la Argentina y Uruguay por su compromiso con la Causa de la República de Karabaj.
-Sus diplomáticos y lobistas pasean por los pasillos de los ámbitos académicos, políticos y periodísticos para tergiversar la historia de Armenia y Karabaj y torcer la solidaria posición de la sociedad argentina respecto de la Causa Armenia.
– La República de Azerbaiyán, incluso, intentó sponsorear al club San Lorenzo de Almagro y como condición pidió que no haya armenios en la comisión directiva, lo que fue rechazado por el club.

Señores embajadores de Turquía y Azerbaiyán: los armenios no somos enemigos de nadie y no tienen ningún mito que derribar porque la historia, el presente y el futuro junto a la verdad está aquí, en esta marcha como en todas partes del mundo donde se levantan las banderas de los derechos humanos, de la justicia y la lucha contra los crímenes de lesa humanidad.

Beneficiado por su posición geográfica estratégica, y miembro de la OTAN, Turquía cuenta con aliados regionales e internacionales que continúan negando dicho crimen, como Estados Unidos, Israel, Qatar, Arabia Saudita, que desestabilizan las regiones del Cáucaso y de Medio Oriente, al que se suma el grupo extremista ISIS, llevando adelante persecuciones, matanzas y violaciones a los derechos humanos, contra los pueblos, kurdo, armenio, palestino y sirio, entre otros.

El pasado domingo 12 de abril, el Papa Francisco reconoció el Genocidio Armenio con declaraciones claras y contundentes sobre este hecho histórico y la responsabilidad de Turquía sobre el mismo en la misa que ofreció en el Vaticano por la conmemoración del centenario. Inmediatamente, la respuesta de Turquía no se hizo esperar:
– Retiró a su embajador del Vaticano.
– La cancillería turca acusó al Papa de discriminador.
– El ministro turco de Asuntos de la Unión Europea calificó de inaceptable su reconocimiento y que el sumo pontífice tomó esa posición por ser argentino y porque la Argentina recibió a nazis, ignorando las políticas de memoria, verdad y justicia realizadas en nuestro país.
– El presidente de Turquía, condenó al Papa y sostuvo que sus declaraciones fueron estupideces.
Por último el presidente Erdogan volvió a traer al presente las trágicas imágenes del Genocidio y las caravanas de la muerte cuando declaró que posee la potestad para deportar a los 100 mil armenios que residen en Turquía.

Repudiamos estos actos y ataques contra la verdad histórica y la Argentina.

Sabemos que la justicia y la reparación no son cuestiones que competen solo al pueblo armenio, sino a la humanidad toda, como también nos solidarizamos con otros pueblos que son víctimas de prácticas genocidas. Nos preguntamos y repreguntamos cuán diferente hubiese sido la historia del siglo XX si el genocidio contra los armenios no hubiese quedado impune.

Por eso, vinimos hoy, acompañados por organismos de derechos humanos y por organizaciones políticas y culturales, a exigirle al Estado Turco que termine con el plan de aniquilación del pueblo armenio comenzado hace casi un siglo, y con la discriminación y el odio.

Nosotros los aquí presentes, fomentamos la lucha por los Derechos Humanos, la paz y amistad entre los pueblos, repudiando el racismo y las políticas genocidas, para decir de una vez y para siempre, NUNCA MÁS.

No dejaremos de luchar por MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION.

 

Inauguración de muestra del Genocidio Armenio en el Haroldo Conti

11173357_10152929921453655_4654031264505531578_nEl 24 de abril se inauguró la muestra “Memoria del Genocidio Armenio. 100 años contra la negación y el olvido”, en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en Buenos Aires.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica participamos del acto de apertura, en el que tomaron la palabra Pedro Mouratian, interventor del INADI, Eduardo Jozami, director Centro Cultural Haroldo Conti, Vera Jarach, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y Carolina Karagueuzian, directora del Consejo Nacional Armenio de Buenos Aires.

Creemos que el lugar elegido, la ex ESMA, espacio emblema del horror de la última dictadura cívico-militar argentina, era donde debíamos estar en la fecha en que se conmemoraba el centenario del genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco.

Lo que fue la Escuela de Mecánica de la Armada, uno de los más grandes centros clandestinos del país, hoy es un espacio por la memoria, y, a partir de ayer, es el espacio donde se recuerda la lucha por el reconocimiento y reparación del Genocidio Armenio.

 

Marcha y recital por el centenario del Genocidio Armenio en Uruguay

1472952_10152929510543655_7442167927772609977_nEl 23 de abril marchamos desde la explanada de la Intendencia de Montevideo hasta la Plaza de la Independencia con el apoyo de miles de personas entre ellas políticos y personajes públicos de nuestro país.

 

Finalizamos la marcha con un gran concierto de rock, con las bandas invitadas Snake, Garo Arakelian Spuntone y Mendaro. ¡Agradecemos enormemente a todos los que nos acompañaron!

Comunicado por el Centenario del Genocidio Armenio (24/04/2015)

11148352_10152925216613655_2413627167948556464_oHoy se cumplen cien años del genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco. El 24 de abril de 1915, la humanidad se enfrentó con el comienzo del genocidio perpetrado por el Imperio Otomano y continuado por la República Moderna de Turquía. Se masacraron 1.500.000 armenios y cientos de miles de minorías como griegos y asirios bajo las órdenes del gobierno de los Jóvenes Turcos encabezado por Talaat Pashá, Enver Pashá, Djemal Pashá en primer lugar y luego por Kemal Ataturk, fundador de la Turquía moderna.

La fecha es simbólica. El genocidio contra el pueblo armenio se construyó décadas atrás, mediante la marcación, el hostigamiento y el asesinato paraestatal de miles de armenios. Se planificó un lustro antes en la ciudad de Salónica con la asignación de funciones y responsabilidades para la ejecución del crimen. Luego, a partir de 1923, y hasta la actualidad, lo perpetuó y consolidó la República Moderna de Turquía utilizando los mismos argumentos empleados hace cien años para el exterminio.

Pero el objetivo genocida no llegó a su fin. Las consecuencias materiales y simbólicas de este genocidio siguen presentes hoy en día, y son utilizadas por el Estado negacionista de Turquía para ejercer su dominación en la región y en su propio territorio. No es casual que la legitimidad de la identidad y el Estado turco, fundado con el crimen de genocidio, pendan de un hilo cada vez que algún ciudadano turco reclama por sus derechos y dignidad, y tampoco es casual la extrema violencia estatal y paraestatal como respuesta cotidiana a las disidencias políticas internas.

Hace cien años que el Genocidio Armenio sigue impune. Hace cien años que el reconocimiento, la justicia y la reparación por parte de los perpetradores están ausentes. Sin embargo, cada vez son más los países que reconocen el Genocidio Armenio y se solidarizan con el reclamo, haciendo propia la lucha que en un primer momento fue solo del pueblo armenio.

Unión Juventud Armenia de Sudamérica lucha desde hace 74 años por la Causa Armenia, la defensa irrestricta de los Derechos Humanos y las causas justas. Repudiamos y luchamos específicamente contra el negacionismo, última fase de todo plan genocida, ejecutado como política de Estado en Turquía y su gobierno hermano, Azerbaiyán, el cual, a fines de 1990 continuó con el plan de limpieza étnica en las ciudades de Bakú, Sumgait y Kirovabad, cuando llevó a cabo el exterminio de los armenios que habitaban esos territorios. Reclamamos el reconocimiento internacional del Genocidio y la reparación de dicho crimen por parte del Estado de Turquía.

Involucrados en la historia, el presente y el futuro de Sudamérica, sostenemos y avanzamos bajo las banderas de la Memoria, la Verdad y la Justicia para que los genocidios y los crímenes de lesa humanidad no vuelvan a suceder en el mundo. La República de Armenia, la República de Karabaj y la diáspora en los 5 continentes, son la evidencia viva y pujante de la supervivencia y superación del pueblo armenio. Exigimos que Turquía deje de esquivar responsabilidades y se haga cargo de las reparaciones simbólicas y materiales que le corresponden.

Unión Juventud Armenia de Sudamérica, como lo ha demostrado a lo largo de sus 74 años de historia en Sudamérica, seguirá fiel a sus convicciones e ideales.

¡Memoria, Verdad, Justicia y Reparación!

Unión Juventud Armenia de Sudamérica

 

¡Marchá con nosotros!

¡Marchá con nosotros! El video muestra fragmentos de la marcha del año pasado en Buenos Aires, con la convocatoria en la Ciudad. En el centenario del ‪#‎GenocidioArmenio‬, estas son las fechas y lugares de las marchas a lo largo de Sudamérica:

 

23/4 – Marcha en Montevideo
Jueves 23 de Abril a las 18:00 hs.
Marcha en Montevideo desde la explanada de la Intendencia de Montevideo hasta la Plaza Independencia.

24/4 – Marcha en Córdoba
Viernes 24 de abril a las 18:00 hs.
Marcha en Cordoba desde Av. General Paz y Santa Rosa.

24/4 Marcha en São Paulo
Viernes 24 de abril a las 14:00 hs.
Marcha en São Paulo, en Praça Califórnia, 37.

28/4 – Marcha en Buenos Aires
Martes 28 de abril a las 19:00 hs.
Marcha en Buenos Aires desde la Facultad de Derecho hasta la residencia del embajador turco.