Turkish Airlines intentó auspiciar a Racing para lavar la imagen del gobierno autoritario de Turquía

racingEl lunes 14 de diciembre se conoció la noticia de que la aerolínea estatal de Turquía, Turkish Airlines, hizo una propuesta a la comisión directiva de Racing Club de Avellaneda para ser auspiciante a partir de 2016. Su presidente, Víctor Blanco, nos confirmó que rechazó la propuesta.

Desde Unión Juventud Armenia de Sudamérica denunciamos que este fue un intento de la empresa nacional turca para lavar la imagen del gobierno autoritario de Turquía. Desde hace varios años, Turkish Airlines se convirtió en la principal arma de propaganda de la diplomacia turca en todo el mundo: auspiciando a grandes figuras del deporte como Kobe Bryant o el propio Lionel Messi, la empresa estatal siempre mostró al gobierno y al país que representaba como moderno y pujante. Al pegar su marca junto a figuras reconocidas y admiradas, se buscó ocultar una realidad que no es la que vive actualmente el pueblo turco.

La persecución al pueblo kurdo, que en noviembre pasado alcanzó un nuevo límite con el asesinato del abogado de derechos humanos Tahir Elçi, como así también al Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el hostigamiento al periodismo opositor que se intensifica siempre que hay elecciones, la represión a las manifestaciones pacíficas de la sociedad civil, el encarcelamiento de opositores o simplemente quienes “insulten” al presidente Recep Tayyip Erdogan, el acoso a quienes desafíen el relato oficial sobre el Genocidio Armenio, la censura y bloqueo a Twitter y otras redes sociales y la complicidad con el Estado Islámico para intensificar el conflicto en Siria, son algunas de las tantas razones que tiene la diplomacia de Turquía para ocultar sus verdaderas intenciones.

En Argentina ya conocimos en 1978 un gobierno que utilizó el deporte para lavar su imagen y ocultar sus violaciones a los derechos humanos.

El año pasado, el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, rechazó una millonaria oferta del gobierno de Azerbaiyán, país hermano de Turquía, por las mismas razones. “A veces la prepotencia del dinero pretende pisar la historia“, dijo Lammens. Racing es uno de los clubes más populares del país. No nos oponemos a que busque el financiamiento internacional o el sponsor que sus directivos consideren apropiado. Simplemente advertimos acerca de las verdaderas intenciones de Turkish Airlines. Asimismo, agradecemos a las autoridades de Racing por haber hecho primar los valores por sobre el dinero.